Esguince de muñeca

El esguince de muñeca (o también llamado coloquialmente muñeca abierta) se produce por la lesión de los ligamentos de la muñeca, siendo el más frecuentemente afectado el ligamento escafolunar.

 

¿Por qué se produce el esguince de muñeca?

El mecanismo de lesión más habitual es el traumático, por caída sobre la mano en hiperextensión.

Otra causa menos frecuente son los sobreesfuerzos o esfuerzos repetitivos, tanto laborales como deportivos.

Síntomas del esguince de muñeca

El síntoma fundamental es el dolor, que se incrementa con la movilización de la muñeca, especialmente con la flexión o extensión máximas. Suele ser habitual la tumefacción en el dorso de la muñeca y la impotencia funcional, con dolor y debilidad con el uso.

Clasificación del esguince de muñeca

Según la clasificación general de los esguinces:

  • Grado 1 o leve:  Ligamentos elongados pero sin rotura.
  • Grado 2 o moderado:  Rotura parcial de ligamentos.
  • Grado 3 o grave:  Rotura completa de ligamentos.

Diagnóstico del esguince de muñeca

En caso de traumatismos es conveniente la realización de una radiografía simple, para descartar lesiones óseas y posibles lesiones ligamentosas completas. En caso de duda, o de no mejorar con el tratamiento conservador o de lesiones crónicas se recomienda la realización de una resonancia magnética.

No es infrecuente encontrar resultados normales en las resonancias, puesto que muchas veces el ligamento no está roto completamente pero presenta una laxitud residual que impide su funcionamiento correcto, que se traduce en dolor con los esfuerzos y e inflamación en el dorso (afectación dinámica), por lo que es fundamental en estos casos una adecuada exploración física llevada a cabo por profesionales con experiencia en este tipo de lesiones.

Tratamientos del esguince de muñeca

Tratamiento no quirúrgico

En todos los casos el tratamiento inicial es sintomático, con reposo, frío seco local, fármacos antiinflamatorios e inmovilización.

En caso de esguinces leves es suficiente la inmovilización con un vendaje. En casos moderados o graves es conveniente inmovilizar con ortesis o férula de yeso, bien como tratamiento definitivo durante 2-3 semanas o bien hasta la realización de pruebas complementarias en caso de sospecha de lesiones más severas.

Tras la inmovilización suele ser habitual realizar tratamientos de fisioterapia y evitar esfuerzos importantes durante unas semanas.

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico únicamente se recomienda en esguinces leves o moderados cuando fracasa el tratamiento conservador, persistiendo dolor y limitación en el uso de la mano.

En roturas completas del ligamento escafolunar, o ante una alta sospecha, el tratamiento de inicio es quirúrgico, ya que es conveniente realizar una evaluación y reparación de la lesión en los casos agudos o bien una reconstrucción ligamentosa en caso de lesiones crónicas, ya que la rotura completa del ligamento suele acabar en el desarrollo de una artrosis de muñeca con el tiempo. 

En los casos de lesiones severas de larga evolución que presenten artrosis ya establecida los tratamientos quirúrgicos son paliativos, realizando fundamentalmente artrodesis (fijación de la articulación dañada) parciales o totales, o bien una prótesis de muñeca.

¿Qué tipo de cirugía podemos realizar?

La cirugía habitual hoy en día para las lesiones ligamentosas de la muñeca es la artroscopia de muñeca, que nos permite realizar una evaluación precisa de las lesiones tanto ligamentosas como articulares, y la reparación o reconstrucción de las mismas en el propio acto quirúrgico.

Dependiendo del grado de lesión ligamentosa y de posibles lesiones asociadas realizamos:

  • Sutura o reanclaje de roturas ligamentosas agudas
  • Retensado ligamentoso mediante electrocoagulación
  • Capsulodesis dorsal
  • Ligamentoplastia escafolunar artroscópica con autoinjerto tendinoso
  • Sinovectomías
  • Reparación de lesiones asociadas en ligamento lunopiramidal y de lesiones de fibrocartílago triangular.